Oración para alcanzar la paz y el respeto

La oración para alcanzar la paz y el respeto nos permiten unificar nos con energía que nos rodean a diario, al realizar este acto de fe estamos también haciendo una declaración hacia todo aquello que somos y llegaremos a ser. Para la mayor parte de las personas una oración también es la forma en la que transmiten su energía y deseos directamente a su vida.

¿Por qué queremos paz?

La quietud y la calma no es el estado natural de las cosas, la vida nos enseña que constantemente hay que estar en cambio y preparándonos para todo lo que pueda suceder, a veces una persona es buena, transmite vibras positivas, realiza buenas acciones, es desinteresada al momento de ayudar, realiza todo esto y quizá obtenga todo lo contrario como resultado.

Una persona que transmite una vibra positiva es capaz de obtener mayor fortuna, una mejor calidad de vida y ayudar a las demás personas a ser mejores, no obstante no hay que confundir la capacidad de ser buenos con la vida siendo buena con nosotros.

La vida tiene como finalidad ponernos a prueba constantemente, todos queremos tener un poco de estabilidad dentro de la misma, ¿Cómo lo logramos? El proceso es muy sencillo, la paz está en nuestro interior y no en los conflictos del exterior.

Mientras que otros buscan la paz en sus relaciones sentimentales, existen algunas personas que han alcanzado un nivel de iluminación mucho más alto, esa iluminación que nos permite ver la paz y la quietud en medio del caos.

Un ejemplo de la paz que podemos encontrar está en aquellas situaciones de gran estrés y tensión emocional, es importante mantener la calma la paz en nuestra mente para poder afrontar esos retos de mejor manera.

Las tres facetas del ser afectadas por una oración.

La oración que aquí te enseñaremos afectará de manera positiva las tres partes del ser, en caso de que no las conozcas aquí te explicamos brevemente en que consisten y cómo esto influye en el respeto y la paz que obtenemos, así como aquella que expresamos a todos los demás.

El cuerpo.
Esta es la parte del ser que casi cualquier persona puede ver, tocar y sentir, al ser la parte más fácil de comprender de nuestro ser las personas que nos rodean suelen adjudicarse cierta propiedad sobre las opiniones y la actitud que muestran hacia nosotros sólo por nuestro cuerpo.

El cuerpo es nuestro medio de comunicación, de defensa y de ataque, tan sólo con nuestro lenguaje corporal podremos expresar angustia, ira, agresividad, amor, cariño, entre otras emociones.

La mente.
Esta parte del ser tiene control sobre las otras dos, aquello que pensamos sobre nosotros mismos y lo que tenemos en mente antes de hablar o de movernos proviene directamente de esta parte. La mente nos permite razonar y comprender cosas nuevas, de la misma manera nos ayuda a manipular de manera consciente las otras dos partes de nuestro ser.

Aquello que creemos se convierte en nuestra ley de vida, un impulso o un ancla que podría ser la clave de nuestro desarrollo como personas.

El espíritu.
Esta parte es invisible para aquellos que no están iluminados por el uso de las oraciones, lo cierto es que implica fe y mucho conocimiento de nuestro ser mental y corporal.

El espíritu es una parte de nuestro ser que se mantiene distante del cuerpo pero unificada por la mente. Podría decirse que nuestro espíritu es aquello en lo cual creemos, esa parte que nos dictan nuestros valores y principios casi de manera instintiva.

La única parte de nuestro ser que es inmortal es el espíritu y por lo tanto recibe mayor respeto aquella persona que valora su espíritu al igual que las otras dos facetas de su ser.

Ahora bien, la oración deberemos llevarla a cabo cada día hasta ver cambios notables en nuestra vida, sólo de esta forma podremos darle la razón a esta fe con el tiempo. Es recomendable que lo hagamos al despertar y antes de dormir.

Me amo y me respetó y estoy en paz conmigo.

Amo a quienes me rodean los respeto y estoy en paz con ellos.

Veo paz en mi camino y respeto el camino.

Respeto la paz que hay en otros para encontrar paz en mi.

Mi cuerpo, mi mente y mi espíritu están en paz.

Encuentro la paz en mi mente.

Encuentro la paz en mi cuerpo.

Encuentro la paz en mi espíritu.

Con mi mente pienso en paz.

Con mi cuerpo hago las paces.

Con mi espíritu tengo fe en mí.

Respeto mi ser y así obtengo paz.

Con informacion : https://oracionesmilagrosass.net/

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Feedback

VER VIDEO